¿La gran trama andaluza o un gigantesco castillo de naipes?

El juicio contra Chaves y Griñán por los ERE continúa este jueves con la lectura de los escritos de defensa

Publicado originalmente en eldiario.es

La principal clave del juicio de los ERE que esta semana ha comenzado en la Audiencia de Sevilla no está en la mala gestión, algo bastante evidente, que se hizo de los 855 millones de presupuesto destinado a ayudar a empresas en crisis. No está en los intrusos alguien coló para que cobraran un dinero que no les correspondía. No está en las facturas, seguramente infladas, de las aseguradoras e intermediarios que participaron en las prejubilaciones. Ni siquiera está en la cocaína que compartían el ex director de Empleo y su chófer en sus noches de parranda.

La auténtica clave del proceso que ha sentado en el banquillo a dos ex presidentes de la Junta y a veinte ex altos cargos es un poco más compleja. Consiste en demostrar que todas esas irregularidades, que pocos pueden ya negar, ocurrieron porque una trama política ideó, diseñó y ejecutó un sistema pensado específicamente para hacerlas posibles. Porque una organización, asentada en la cúspide de la pirámide del poder en Andalucía, retorció a sabiendas la ley, dinamitó los controles y burló repetidamente al Parlamento. Una maquinaria perfecta, sostenida en la sombra durante más de una década y a la que a lo largo de los años se fueron incorporando nuevos actores, conscientes de que lo que hacían era ilegal. Y todo ello, hay que recordarlo, sin que ni Chaves ni Griñán ni la gran mayoría de implicados se llevara (nadie les acusa) un euro a su propio bolsillo ni a las arcas del partido.

>> Sigue leyendo

 

Anuncios

En la cárcel, como en ningún sitio

Publicado originalmente en eldiario.es

Lo peor no es que sea ilegal, que lo es, haber encerrado a 700 inmigrantes en la cárcel Málaga II, aunque el Tribunal Constitucional ha dejado claro que los centros de internamiento para extranjeros no pueden tener “carácter penitenciario”.

Lo peor no es la frivolidad con la que Juan Ignacio Zoido ha defendido las virtudes de la prisión: “Nueva a estrenar”, ha presumido como si en lugar de ministro del Interior fuera el comercial de una inmobiliaria. O ese vídeo de presentación del futuro CIE de Algeciras, un auténtico ejemplo de photoshoppolítico para acallar la tormenta mediática al que sólo le falta retratar a inmigrantes jugando al padel o tocando la guitarra.

>> Sigue leyendo

Veto a los anuncios de sexo: bien, pero tarde

Publicado originalmente en eldiario.es

La presidenta de  la Junta de Andalucía acaba de anunciar que no insertará publicidad, ni firmará contratos, ni dará subvenciones a los medios de comunicación que publiquen anuncios de prostitución, por atentar contra la dignidad de las mujeres.

Quizá a ti, lector, te puede parecer que este tipo de avisos por palabras son cosa del pasado, caspa de los ochenta, residuos de las mamachicho, pero la realidad es que grupos muy importantes de comunicación continúan a día de hoy captando ingresos a través de esta actividad. Anuncios clasificados bajo la etiqueta de “contactos”, “relax” o “masajes” tras los que se esconden incontables casos de violación, trata de personas, secuestro, explotación y abusos.

>> Sigue leyendo

Por qué ha fallado la justicia en el caso Criado y por qué ha fallado el Colegio de Médicos

Publicado originalmente en eldiario.es

Antes de que me digáis nada, ya sé que la mayoría de denuncias por abuso sexual contra Javier Criado, el llamado psiquiatra de la jet sevillana, ha prescrito. Salvo en un caso, y es el menos grave de todos, han pasado más de diez años -el límite legal- desde los terribles hechos denunciados por 32 mujeres. Repito. Treinta y dos mujeres que, sin conocerse previamente de nada, han dado testimonios asombrosamente coincidentes sobre lo que pasaba en aquel despacho cuando se echaba el pestillo. Los abusos, la manipulación, el dominio, el sometimiento químico, la anulación.

Treinta y dos mujeres que han dado también testimonios significativamente idénticos sobre por qué tardaron tantos años en denunciar: el miedo, el temor a nos ser creídas, la vergüenza, la presión social, la incomprensión familiar, las propias dudas. Treinta y dos mujeres cuyo testimonio, por su contundencia, hizo que la propia Fiscalía, forzada por la ley a pedir la prescripción, no ocultara su opinión de que había “ serios indicios de culpabilidad” en el caso.

>> Sigue leyendo

Hombres: #youtoo

Publicado originalmente en eldiario.es

Durante los últimos días, a raíz de destaparse el caso Weinstein, el todopoderoso productor de Hollywood acusado de acosar, abusar y violar a decenas de actrices en las últimas décadas, se ha desatado en las redes sociales una campaña que ha tenido un rápido impacto. Seguramente lo hayais visto. Bajo el hashtag #metoo, decenas, cientos, miles de mujeres están haciendo visible lo generalizado que está está el acoso y la violencia sexual. Te llames Angelina Jolie o seas esa trabajadora corriente a la que llaman a horas raras al despacho o recibe mensajes improcedentes. En lujosas habitaciones de hotel, tras la barra de una cafetería, en la esquina de la fotocopiadora.

A mí también me ha pasado, proclaman, en una campaña muy parecida a aquella #amitambien que puso en marcha con acierto este diario para denunciar el micromachismo. Hace unas semanas, en una de mis últimas columnas, retaba al lector a hacer la prueba: bastaba preguntar a las mujeres más cercanas para descubrir que todas, o casi todas, tenían alguna historia seria que contar. Y cómo ninguna, o casi ninguna, había encontrado la motivación para presentar una denuncia.

Y mientras muchas mujeres decimos “yo también”, mientras llenamos charlas y tertulias contra el machismo a las que solo nos invitan a nosotras, mientras compartimos campañas y llenamos nuestros muros de facebook con la denuncia del último asesinato, mientras nos damos calor y nos quitamos juntas el miedo, ¿qué hace la otra mitad de la sociedad? ¿Qué hacen los hombres?.

>Seguir leyendo

 

A mí me pasa

Imágenes de una concentración en Barcelona en 2013 por una Cataluña dentro de España, con doble bandera

Publicado originalmente en eldiario.es

Apago la radio y me descubro regresando mentalmente a mi escena favorita de la maravillosa  La Buena Estrella, dirigida por Ricardo Franco. Un inusual triángulo amoroso entre Maribel Verdú, Antonio Resines y Jordi Mollá que se ve amenazado por el clásico ultimátum: o él o yo, exige el personaje de Resines. “Yo os quiero a los dos”, empieza a responder ella, pero la interrumpe: “Eso es imposible, Marina. O le quieres a él o me quieres a mí”. Ella se detiene, con mirada desconcertada, y pregunta: “¿Por qué es imposible? A mí me pasa”.

Estos días, me pasan muchas cosas a la vez. Me pasa que estoy cansada de hablar de Cataluña, pero de la mañana a la noche no dejo de hablar de Cataluña. Que me propongo muchas mañanas darme un descanso, y al final del día me descubro como siempre devorando digitales, tertulias, tuits. Incluso me prometí no escribir de Cataluña, y aquí estamos. Sigue leyendo

Billetes en el retrete

 Kris McKay / Solomon R. Guggenheim Foundation

Kris McKay / Solomon R. Guggenheim Foundation

Publicado originalmente en eldiario.es

Una de las leyendas urbanas de los 80 aseguraba que las alcantarillas de Nueva York estaban infestadas de caimanes. Según contaban, eran antiguas mascotas que al crecer habían sido arrojadas al inodoro por sus excéntricos dueños. La verdad es que no se conocen incidentes con cocodrilos en la Gran Manzana, pero de cuando en cuando sí nos llegan noticias de otros lugares del mundo sobre personas atacadas por reptiles emboscados al fondo del váter. En Tailandia, una pitón de tres metros casi mata a un hombre que estaba sentado en la taza. En Australia fue una serpiente venenosa. Sigue leyendo