Etiquetado: Susana Díaz

Donde más duele

Publicado en eldiario.es

Para muchos, el esperado mitin de Susana Díaz y José Luis Rodríguez Zapatero de este viernes en Jaén  tiene el morbo de ser el (penúltimo) pistoletazo de salida en la carrera por el poder en el PSOE. Frente a los eventos bastante descafeinados de  Pedro Sánchez en Valencia y Asturias, y la relativamente modesta demostración de los críticos ayer en Sevilla, el partido ha preparado en esta ocasión un baño de militancia. El eslógan: los diez años de la aprobación de la Ley de Dependencia, un hito histórico que sirve también a la presidenta andaluza para retomar la iniciativa en un terreno, el de las políticas sociales, que seguramente nunca habría imaginado que pudiera convertirse en uno de sus flancos débiles.

>Sigue leyendo

Anuncios

Susana sí, Pedro tampoco

Susana Díaz y Pedro Sánchez participan el próximo lunes en un acto en Granada

Dicen los veteranos que nunca, desde el pulso entre guerristas y renovadores de finales de los 80, el PSOE había estado tan dividido ni se había enfrentado a una situación tan crítica. Con el agravante, nada banal, de que entonces el partido ocupaba el Gobierno de España y contaba con el apoyo de más de nueve millones de votos. Hoy, las sucesivas debacles electorales desde el año 2011 y una guerra interna que se prevé sangrienta amenazan con conducir al partido, no a un fin de época, sino como hace un tiempo escuché decir con pesadumbre a una destacada personalidad socialista, a un “fin de historia”.

>> Sigue leyendo en eldiario.es

¿Entreguismo o astucia?

¿Acierta Ciudadanos con su geografía variable -apoyo a Cifuentes en Madrid y a Susana Díaz en Andalucía? ¿O es una traición a sus electores, como dicen otros?

En el cine y las series de televisión, desde la idealista El Ala Oeste (mi favorita) a la diabólica House of Cards, pasando la inclasificable y absurda Scandal, los estrategas políticos son siempre esos tipos (y tipas) trajeados y astutos que tienen la mala manía de acertar siempre, y cuyas tácticas logran indefectiblemente su objetivo. Con más o menos escrúpulos, con ejemplos de ética dignos de un Nobel o arrojando al enemigo delante de un tren, al final 9 de cada 10 veces consiguen salirse con la suya. Pero en la vida real (¡ay, demasiado real a veces!), hemos aprendido que a menudo esos gurús de 300.000 euros al año son un poco como los pimientos de padrón. A veces aciertan, y otras…

>>continúa en eldiario.es

Maldito (o bendito) lío

Publicado en eldiario.es, blog Desde el Sur
El resultado de las elecciones autonómicas y municipales ha dejado un escenario político más fragmentado que nunca. Un modelo más plural y con aire fresco, celebran los optimistas, en el que las mayorías absolutas son una reliquia, los ciudadanos toman la voz y frente al autoritarismo se impone el diálogo constante, la transparencia y la ejemplaridad como forma de gobernar. Un sistema inestable y explosivo, previenen de su lado los agoreros, que anticipan un Congreso de los Diputados ingobernable, presidentes del Gobierno sostenidos por cinco o seis partidos con exigencias tal vez irreconciliables, estrategias cortoplacistas y, en definitiva, un esquema a la italiana, caldo de cultivo de chantajes políticos o, peor, de corrupción.

Tengan razón unos u otros, o si nos quedaremos en el medio, lo cierto es que el panorama obliga a cambiar la forma de hacer política de una manera que ni los antiguos ni tampoco los nuevos actores han practicado nunca en una España marcada por el bipartidismo desde los orígenes de la democracia. Todo apunta a que no habrá demasiados acuerdos estables entre partidos, con el habitual reparto de consejerías o delegaciones, sino apoyos puntuales que van a obligar a un cierto contorsionismo político y a la negociación permanente. Un nuevo tiempo que genera ilusión, y también interrogantes. Entre otros, lo que pasará estas próximas semanas y meses.

>>Sigue leyendo en eldiario.es

Lo que pasa en Andalucía mientras en Andalucía no pasa nada

Publicado en eldiario.es, blog Desde el Sur

Dos días ha durado la primera sesión del debate de investidura en el Parlamento andaluz, que ha finalizado, como estaba previsto, sin que se hayan reunido apoyos suficientes para formar gobierno en Andalucía. La votación volverá a repetirse el viernes, aunque las apuestas son que volverá a repetirse la situación de bloqueo.

Durante estas 48 horas de parálisis política en la que sus señorías se han intercambiado propuestas y contrapropuestas sin éxito y debatido sobre quién tiene mejores soluciones para los problemas de la gente, una mujer ha muerto asesinada en Almería y más de 300 han presentado una denuncia por violencia machista.

21 inmigrantes han sido rescatados en el Estrecho sin que sepamos nunca a cuántos más se han tragado las aguas desde el lunes. Ocho esclavas sexuales fueron liberadas en Córdoba mientras cientos o seguramente miles continúan cautivas en cárceles de neón, a apenas unos metros de donde circulamos a diario. La Guardia Civil ha elevado a 1.200 millones el dinero sin justificar en los cursos de formación.

>>Sigue leyendo en eldiario.es

Todo parecía nuevo

Publicado en eldiario.es, blog Desde el Sur

Todo parecía nuevo en Andalucía la noche electoral del 22 de marzo, pero qué rápido ha envejecido. Todo parecía nuevo con la irrupción de Podemos y de Ciudadanos, tan jóvenes, tan distintos. Todo parecía nuevo con un Parlamento nunca visto, con cinco grupos políticos y lejos de las mayorías absolutas. Todo parecía nuevo y muchos confiaban en que la entrada de otros actores en escena, esos que venían a cambiarlo todo, iba a implicar necesariamente una manera diferente de hacer política. Pero qué rápido se han arrugado las expectativas. Menos de un mes después de los comicios, lo que veteranos y recién llegados discuten en los despachos es la vieja política de siempre: cuántos puestos en la Mesa del Parlamento, cuántas alcaldías a cambio de qué investidura, de qué color es hoy la línea roja de ayer, cuándo son las próximas elecciones, cuánto conviene esperar antes de llegar a un acuerdo.

>>Sigue leyendo en eldiario.es

Debate con fantasmas

Por bronco y duro que por momentos ha sido el debate sobre el Estado de la Nación, da la sensación de que para los grandes partidos -y aquí hay que incluir también a IU- ha sido una especie de oasis, un paréntesis de tranquilidad en un escenario político cada vez más desconocido, inmanejable e ingrato para las fuerzas políticas tradicionales. Cierto que los fantasmas de los ausentes -Podemos, Ciudadanos, Susana Díaz- no han dejado de sobrevolar el hemiciclo, pero de alguna forma Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Alberto Garzón se han puesto de acuerdo en ignorarlos, en fingir que ninguno de ellos podía verlos. Debatir como si no existieran era un lujo inesperado. Los han mencionado, pero casi siempre de pasada, como si para ninguno de ellos fuera una preocupación importante. Había que aprovechar la ocasión, quizá la última, en que las viejas reglas de juego de la política seguían siendo válidas y el terreno sobre el que pisaban parecía firme, y no arenas movedizas.

El debate era, así, una oportunidad única que no todos han sabido aprovechar. Quizá Pedro Sánchez ha sido el que mejor ha sabido poner mejor de parte. Tal vez porque tenía más que perder que nadie o porque partía de una posición de mayor desventaja. Seguramente porque pocos dan un duro por él. Un familiar cercano, votante progresista de siempre, me decía hace poco que su problema con el PSOE no era que estuviera en desacuerdo con sus propuestas, sino que, sencillamente, había dejado de prestar atención a lo que decían. Ya no le interesaban.

>>Sigue leyendo en eldiario.es