Etiquetado: Pedro Sánchez

Susana sí, Pedro tampoco

Susana Díaz y Pedro Sánchez participan el próximo lunes en un acto en Granada

Dicen los veteranos que nunca, desde el pulso entre guerristas y renovadores de finales de los 80, el PSOE había estado tan dividido ni se había enfrentado a una situación tan crítica. Con el agravante, nada banal, de que entonces el partido ocupaba el Gobierno de España y contaba con el apoyo de más de nueve millones de votos. Hoy, las sucesivas debacles electorales desde el año 2011 y una guerra interna que se prevé sangrienta amenazan con conducir al partido, no a un fin de época, sino como hace un tiempo escuché decir con pesadumbre a una destacada personalidad socialista, a un “fin de historia”.

>> Sigue leyendo en eldiario.es

Nadie hablará de las diputaciones cuando hayan muerto

Publicado en eldiario.es, blog Desde el Sur

Se acabaron las diputaciones. En tres meses serán historia y nadie llorará por ellas. Es uno de los grandes titulares que se han trasladado sobre el acuerdo que este miércoles firman PSOE y Ciudadanos, y que parece poner un poco más cerca la investidura de Pedro Sánchez. La iniciativa nada muy a favor de corriente de la opinión pública, que tiene muy mala imagen de estas instituciones: la gente las ve anticuadas, ineficientes, refugio de ex alcaldes y pobladas por hordas de enchufados, cuando no nidos de corrupción como en el caso de las valencianas.

Algunos empiezan ya a hacer cábalas sobre qué va a pasar con sus 60.000 empleados en toda España o con los miles de millones que manejan. Otros, como los socialistas andaluces, alzan ya su voz de protesta y defienden la utilidad de unos organismos cuya desaparición dejaría huérfanos a miles de municipios pequeños con escasos recursos. Pero seguramente unos y otros estén yendo más rápido de la cuenta.

> Sigue leyendo

 

Debate con fantasmas

Por bronco y duro que por momentos ha sido el debate sobre el Estado de la Nación, da la sensación de que para los grandes partidos -y aquí hay que incluir también a IU- ha sido una especie de oasis, un paréntesis de tranquilidad en un escenario político cada vez más desconocido, inmanejable e ingrato para las fuerzas políticas tradicionales. Cierto que los fantasmas de los ausentes -Podemos, Ciudadanos, Susana Díaz- no han dejado de sobrevolar el hemiciclo, pero de alguna forma Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Alberto Garzón se han puesto de acuerdo en ignorarlos, en fingir que ninguno de ellos podía verlos. Debatir como si no existieran era un lujo inesperado. Los han mencionado, pero casi siempre de pasada, como si para ninguno de ellos fuera una preocupación importante. Había que aprovechar la ocasión, quizá la última, en que las viejas reglas de juego de la política seguían siendo válidas y el terreno sobre el que pisaban parecía firme, y no arenas movedizas.

El debate era, así, una oportunidad única que no todos han sabido aprovechar. Quizá Pedro Sánchez ha sido el que mejor ha sabido poner mejor de parte. Tal vez porque tenía más que perder que nadie o porque partía de una posición de mayor desventaja. Seguramente porque pocos dan un duro por él. Un familiar cercano, votante progresista de siempre, me decía hace poco que su problema con el PSOE no era que estuviera en desacuerdo con sus propuestas, sino que, sencillamente, había dejado de prestar atención a lo que decían. Ya no le interesaban.

>>Sigue leyendo en eldiario.es