Lo que de verdad importa

En el breve manual de manipulación ‘Vender la moto‘, el psiquiatra Matteo Rampin ofrece una receta de último recurso para camuflar un problema cuando ya no es posible ocultarlo completamente a la opinión pública: “Separar un detalle e inflarlo desmesuradamente para que la gente pierda de vista la totalidad”.

Un ejemplo: la contaminación urbana. Cuando más intenso era el debate ciudadano sobre los riesgos para la salud de humo de los coches, autoridades e industria automovilística decidieron al unísono que toda la culpa la tenía el plomo de la gasolina. Era el enemigo público número uno de nuestros pulmones. También era, casualmente, el aditivo más fácil y económico de suprimir. Así, la solución fue rápida y sencilla: la UE prohibió la gasolina con plomo, mientras las petroleras ya tenían listos los nuevos combustibles light y los concesionarios una flamante flota de vehículos adaptados. En realidad, el humo del tráfico no dejó de ser tóxico -si acaso, un poquito menos-, pero a ojos de la opinión pública el problema de la contaminación parecía resuelto.

¿Está pasando ahora algo parecido con la política? ¿Estamos ciegos ante el verdadero problema a base de magnificar alguna de sus partes? ¿Hemos optado por resolver sólo lo más fácil por nuestra incapacidad -o falta de voluntad- de meterle mano al fondo del asunto? Unas veces el cáncer de nuestra democracia son los sueldos de los políticos. Si Rajoy gana más que Rubalcaba o al revés. Otras, la deuda galopante de las administraciones. A día siguiente, las listas electorales cerradas. Después, la falta de transparencia. Siempre, la corrupción. Da igual a qué tertulia nos asomemos: los argumentos a izquierda y derecha son alarmantemente unánimes. ¿Son problemas graves? Sin duda. Pero el elefante en la habitación que nos empeñamos en no ver es otro: tal vez más difuso, y al mismo tiempo también más evidente: la creciente irrelevancia de la política.

>>Sigue leyendo en eldiario.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s