De mal en Rajoy, en 10 frases

© Pep Carrió

Mariano Rajoy ha tardado nueve meses en conceder sus primeras entrevistas, hace unos días a ABC y ayer a Televisión Española. No está acostumbrado a contestar a las preguntas de los periodistas, y se le nota. Al Presidente, que hasta ahora ha evitado las ruedas de prensa, ha llegado a huir literalmente de las cámaras por los pasillos y decidió por sorpresa anular el Debate sobre el Estado de la Nación, se le veía ayer incómodo, a la defensiva, hasta ligeramente irritado ante alguna de las cuestiones planteadas por los cinco periodistas seleccionados por la cadena.

Con estas dos apariciones ante los medios, Rajoy ha hecho un intento para aliviar el creciente enfado de los españoles con un Gobierno que, como el de Zapatero, pretende cargar el muerto de su descrédito a los ‘fallos de comunicación’. Pero es muy difícil dar una explicación coherente a unos recortes tan indiscriminados, y más cuando lo primero que falla es la empatía con los ciudadanos. Cómo vas a convencer a alguien de nada cuando parece costarte tanto ponerte en su piel, o en sus zapatos. El famoso ‘que se jodan’ es un ejemplo descarnado de ese alejamiento cada vez mayor de los españoles de a pie.

Es lo que han transmitido las dos entrevistas del Presidente. Monocordes, almidonadas, frías. Alejadas de la realidad. “Hay que hacerlo, hay que hacerlo, créanme ustedes”, pedía ayer a los periodistas en TVE, reconociendo involuntariamente su propio fracaso en esta estrategia de comunicación, su incapacidad de conectar con esa masa social que hace nueve meses se entregó ciegamente al PP y que hoy navega entre la desesperación y la ira. “Me gustaría que esta entrevista hubiera servido para poder explicarme”, concluía anoche con visible frustración. Rajoy no logró su propósito porque no está siendo capaz de conectar con la realidad cotidiana de la gente. Se puede ver en estas diez frases, seleccionadas de ambas entrevistas.

1. “Quien me ha impedido cumplir mi programa ha sido la realidad”. Como Felipe II y su malograda Armada Invencible, Rajoy no contaba con los elementos. ¿Esperaba que desde el minuto uno los mercados financieros se rindieran incondicionalmente, estremecidos de confianza en la economía española, que el empleo fluyera por miles cada día…? Pero si algo es gobernar es lidiar con los elementos.

2. “Nunca prometí milagros”. Demos por bueno -siendo muy buenos- que no los prometió (ni siquiera aquellos 3,5 millones de empleos de González Pons…) Pero por lo visto él sí que esperaba uno. Un gran milagro que le sacara las castañas del fuego sin mover un dedo.

3. “Hemos tomado medidas que, desde luego, yo en una situación normal no hubiera tomado de ninguna manera”. ¿Acaso pensaba Rajoy, cuando juró su cargo, que el país que iba a gobernar estaba en una situación normal? ¿O confiaba en que se normalizara por ensalmo en el mismo momento en el que la gaviota azul aterrizara en La Moncloa? ¿Y por qué me suena eso de “normal” a “como Dios manda”?

4.  “Los recortes no han afectado a los pensionistas”. En esa realidad paralela del Presidente, los pensionistas no pagan más por sus medicinas, ni sufren el incremento del IVA, ni el parón de la Ley de Dependencia… Y para añadir más confianza, añade: “Si hay algo que no tocaré serán las pensiones”.

5. “La reforma laboral ha funcionado muy bien (…) Estoy contento (…). Se hacen EREs, pero ya no son de expulsión del puesto de trabajo. Son ERE, a lo mejor, de suspensión. Ahora no se puede, pero luego volverá usted. (…) Es una buena reforma, ha sido aplaudida por mucha gente”. Un mensaje incendiario para los cinco millones de parados cuya única oportunidad de trabajo es ahora el desbroce de montes y la extinción de incendios, un programa que parece diseñado para redimir el pecado de recibir una prestación por desempleo.

6. “Lo más importante para crecer y crear empleo, que es el gran objetivo nacional, es cumplir el déficit público. Yo lo único que le aseguro es que nuestros compromisos de déficit público los vamos a cumplir”. ¿Por qué sigue empeñado el Gobierno en que sólo con cumplir las condiciones de nuestros acreedores va a crearse empleo? ¿Está creando empleo Grecia?¿Lo hace Portugal?

7. “Yo no voy a anunciar cuáles son las líneas rojas”. Porque no las tengo, podría haber dicho en un rapto de sinceridad.

8. “Las primas, los diferenciales de los tipos de interés, no responden a los fundamentos de las economías. Responden a las dudas sobre el euro”. ¿No fue la hoy vicepresidenta del Gobierno la que dijo aquello de que “la prima de riesgo de España se llama Rodríguez Zapatero”?.

9. “Hay una excesiva regulación por parte de los gobiernos autonómicos y también por parte del Gobierno central. En España sobra regulación y necesitamos muchas más facilidades para que la economía pueda funcionar mejor”. ¿Se refiere al papeleo innecesario? ¿O a relajar los controles y la vigilancia sobre las actividades de las empresas y los posibles abusos? ¿Está hablando de aprobar leyes a la medida de los caprichos del magnate Adelson? ¿El timo de las preferentes no podría haberse evitado con un poco más de esa regulación de la que abomina nuestro presidente? ¿Y el desastre de Bankia? ¿Y la estafa de Ruiz Mateos?

10. “Mucha gente no entiende lo que hace el Gobierno. Quizá porque no lo explicamos bien”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s